Que Hacemos

Los derechos de la niñez

Arigatou International obra por el bienestar y los derechos de los niños y niñas, y promueve una cultura de la paz a través el diálogo entre las religiones y mediante acciones concertadas. Provee una plataforma fundada en valores para que se cumpla la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN), movilizando las iniciativas interreligiosas en favor de la niñez, apoyando de este modo los esfuerzos de las Naciones Unidas para  los derechos de los niños y niñas y los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Arigatou International sigue detenidamente los avances del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y del Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, teniendo en cuenta que en el orden del día de dichos organismos de las Naciones Unidas cuentan con cuestiones relacionadas específicamente con la niñez.

Arigatou International ha lanzado y actualmente sostiene cuatro iniciativas principales:

La GNRC es la mayor red interreligiosa mundial dedicada a la defensa de los derechos de los niños y niñas, y que obra asimismo en otros ámbitos relacionada con la niñez. Sus miembros y afiliados constituyen un grupo de líderes religiosos, organizaciones interreligiosas que obran a favor de la niñez, expertos en desarrollo y agencias de la ONU como son el UNICEF y la UNESCO. La GNRC fue fundada en mayo de 2000 y lleva adelante programas regionales y locales que mejoran la vida de los niños y niñas en África, América Latina y el Caribe, Asia del Sur, Europa y Oriente Medio.

La iniciativa para la educación ética se anunció por vez primera en mayo de 2002 durante la Sesión Especial de Naciones Unidas en favor de la Infancia. A continuación, se creó el Consejo Interreligioso de Educación Ética para los Niños y Niñas para que definiese cuál era la mejor estrategia para promover la ética y la educación basada en valores en diversos contextos educativos y en los hogares. La principal prioridad que fijó el Consejo fue el desarrollo de un material didáctico y de aplicación para la educación ética en el ámbito interreligioso.

Con el Día Mundial de Oración y Acción para la Niñez se pretende agrupar a personas de tradiciones religiosas y de buena voluntad para preservar la integridad, los derechos y la dignidad de la niñez, promoviendo asimismo su bienestar. No sería posible sin la activa colaboración de diversas religiones del mundo, agrupaciones interreligiosas, organizaciones seglares y personas de buena voluntad comprometidas con construir un mundo apropiado para los niños.

Las raíces de las causas de la realidad de la pobreza infantil, se encuentran en la desigualdad de la distribución de los recursos de todo tipo; guerra y violencia, corrupción y falta de gobernabilidad. Tenemos la obligaciòn de trabajar juntos  tomando en cuenta nuestras tradiciones religiosas; con el patrocinio de las organizaciones de la sociedad civil, Agencias de las Naciones Unidas, educadores, gobiernos, bancos de desarrollo, negocios y empresas, medios de comunicación; y todas las personas de buena voluntad, para responder al reto de la pobreza infantil. Nuestro objetivo al trabajar mediante la relación entre las diferentes creencias y las raíces de la fe, es promover acciones para mitigar la pobreza que afecta a los niños.