Educación Ética para los Niños y Niñas

La iniciativa para la educación ética se anunció por vez primera en mayo de 2002 durante la Sesión Especial de Naciones Unidas en favor de la Infancia. A continuación, se creó el Consejo Interreligioso de Educación Ética para los Niños y Niñas para que definiese cuál era la mejor estrategia para promover la ética y la educación basada en valores en diversos contextos educativos y en los hogares. La principal prioridad que fijó el Consejo fue el desarrollo de un material didáctico y de aplicación para la educación ética en el ámbito interreligioso.

El resultado fue Aprender a Vivir Juntos, un programa intercultural e interreligioso para la educación ética, publicación conjunta de la UNESCO y el UNICEF, basada en una serie de rigurosas pruebas de terreno en diferentes ámbitos socioeconómicos, culturales y religiosos del mundo entero. “Aprender a Vivir Juntos” reúne un conjunto de herramientas para educadores y líderes juveniles de todo el mundo, basado en un proceso innovador, educativo interreligioso e intercultural para capacitar a niñas, niños y jóvenes, de modo que vayan desarrollando un fuerte sentido ético.

Aprender a Vivir Juntos está pensado para ayudar a niñas, niños y jóvenes a entender y respetar mejor a personas de otras culturas y religiones y a generar un sentimiento de comunidad global. Este manual parte de metodologías interactivas y experimentales, que permiten desarrollar un pensamiento innovador y crítico en los participantes, fomentando comportamientos no violentos y capacitando a niñas, niños y jóvenes para que se conviertan en agentes de cambio.

Mediante talleres que reúnen, en la medida de lo posible, a niñas, niños y jóvenes de diversos orígenes religiosos y culturales, este nuevo programa para la ética procura ayudar a los jóvenes a sentir empatía unos por otros, animándoles a adquirir responsabilidades individuales y colectivas, y asimismo a alimentar un espíritu de reconciliación. Viene a ser un vehículo para que los jóvenes conozcan a chicos y chicas de otras religiones, culturas y ámbitos sociales diversos para hablar de sus valores, y luego llevar a la práctica, en su vida cotidiana, lo que hayan aprendido.